Todo en la vida es cine

Decía Luis Eduardo Aute, en aquella canción con la que homenajeó a Truffaut, que todo en la vida es cine. Un tanto arriesgada la afirmación del cantautor en aquella canción de los 80, pero la verdad es que nadie ha sabido reflejar con tanta nitidez nuestra sociedad como el cine español. En cada momento y con sus posibilidades, pero con fidelidad, el siempre denostado cine patrio nos acercó a la España más rural con ‘Los Santos Inocentes’;  quiso que viéramos cómo se vivía el overbooking doméstico con ‘La gran familia’ en un tiempo en el que los hijos debían llegar con un pan debajo del brazo; nos presentó a esas chicas del montón que acompañaban a ‘Pepi, Luci y Bom’ en los primeros años de la incipiente movida madrileña, y nos mostró cómo pasan “Los lunes al sol”, los más de cuatro millones de españoles que aguardan salir de las cifras del desempleo. El cine también nos dejó ver lo que intuíamos en un país que intentaba salir del encorsetamiento de unas férreas -o quizás no tanto-  convicciones religiosas a base de soltar botones, y  manejó como nadie aquello que dió en llamarse “el destape” en un tiempo en el que no era imaginable una peli española en la que no asomara un pezón.

Pero los tiempos cambian y ahora que hemos perdido el interés, o la necesidad, de conocer la turgencia de nuestras actrices, los guionistas se las han ingeniado para destapar políticos y poner a cada cual en su lugar aprovechando la entrega de los Goya. Lo más llamativo del fin de semana fue la capacidad de convicción de Antonio Resines que, con una sóla llamada, vistió a Pablo Iglesias con una suerte de pajarita más propia de un local de bodas de segunda que de un James Bond llamado a cambiar la política española. Pablo, buen conocedor del arte de ir por la vida con el guión bien aprendido aceptó la oportunidad que se le brindaba. La pose, no ya republicana, sino antimonárquica, de ir descamisado a la audiencia real se transformó ante las exigencias protocolarias impuestas por la farándula, siempre próxima a la izquierda moderada, y donde la radical quiere acercarse sin necesidad de frecuentar a Willy Toledo.

Al otro lado de la alfombra roja quien dejó ver toda su arrogancia fue Pedro Sánchez que se convirtió en noticia con su particular destape. Mientras Iglesias acataba las recomendaciones de la invitación en la que se pedía esmoquin, Sánchez se presentó sin corbata, como el que se cuela en la fiesta. Una descortesía hacia quienes, después de muchos años verbalizando su apoyo al ideario socialista, no se han puesto a su lado en la foto. Los de ‘la ceja’ han relajado los gestos hacia el presidenciable, y Pedro se la devolvió el sábado presentándose sin cumplir con la etiqueta. Habrá que esperar a que empiecen a desfilar los cineastas por el Ministerio de Cultura pidiendo subvenciones, para saber si Pedro se conforma con ese gesto como castigo o les ajusta las cuentas en unos presupuestos ministeriales, que si todo sale como aventura Iglesias en su particular reparto de carteras, decidirá un Alberto Garzón que se presentó atildado con una socorrida corbata negra. Un look al que tampoco nos tiene habituados.

Pero más allá de políticos en la gala, el trigésimo aniversario de los Premios Goya sirvió para validar que el séptimo arte en España ha cambiado al mismo ritmo que la sociedad. Aquellas producciones propagandísticas en un tiempo, reivindicativas en otro, se han convertido en películas casi siempre de calidad en las que lo importante es la historia y que despiertan interés entre los españoles. Un público que hasta ahora sólo se sentía atraído por los grandes nombres del cine estadounidense, ahora deja en taquilla unas cifras que difícilmente se hubieran imaginado hace unos años los directores sin apellido anglosajón. La mejor muestra de nuestro reciente gusto por el cine doméstico, son los casi cuatro millones de espectadores que siguieron la gala a través de Televisión Española, para ver como ‘Truman’ se convertía en la gran ganadora de una noche en la que volvió a faltar agilidad y, a pesar de ello, ya estamos deseando que llegue la siguiente. ¡Más cine, por favor!.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: