Santa Rita, Rita…

Estoy perdiendo la capacidad de asombro ante las actitudes de nuestros políticos y eso me asusta. Este comienzo de legislatura ya nos ha dejado claro que lejos de estar asistiendo a esa supuesta segunda transición a la que invoca la autodenominada nueva política, cabalgamos hacia un escenario en el que el Congreso de los Diputados se va a convertir en un circo. Sin animales, para no herir las sensibilidades municipales, pero con mucho funambulista dispuesto a dar saltos mortales sobre la estrecha cuerda, a sabiendas que tiene la red bien colocada al menos durante los próximos cuatro años.

Bandas de música, bicicletas e incluso el momentazo de ‘clown’ de Pablo Iglesias que hizo su show perdiendo la oportunidad de parecer un político de verdad al hacerse cargo de su escaño. La verdad es que en este primer día se le ha acumulado el trabajo. Un rato antes, en el mítico restaurante Casa Manolo, le tocó hacer de ‘forzudo’. En posesión como se cree del sentir de los españoles, le afeó a Rivera su acercamiento al Partido Popular para consensuar a Patxi López como ‘jefe de pista’. ¡Que lejos de aquel café, televisado y en mangas de camisa, en el que ambos pasaron por amigos! Se ve que el desayuno en taza no le sienta bien al podemita.

Pero lo mejor estaba por venir. A Pedro Sánchez se le escapaban las oportunidades de aparecer como cabeza de cartel para la sesión matutina. Él, que está encantado de conocerse, no encontró la complicidad de las cámaras para mostrar su ceño fruncido, el mentón apretado y los puños cerrados de en su papel de ‘hombre bala’ que acabará con el ‘malvado’ Rajoy. Hoy había otro más guapo y, sobre todo mucho más jóven. Aunque la criatura aún no tiene edad para votar, el hijo de Carolina Bescansa ha fijado la atención de los focos en un ejercicio más del adoctrinamiento en que se mueve la ‘comparsa’ a la que pertenece su aforada madre.

Y, por encima de todos, con el micrófono y la chistera, está  el ‘jefe de pista’ . Desde lo más alto del hemiciclo ya ha dejado claro que a él le dan igual los condicionantes por los que ha llegado a dirigir la función: si Sánchez finalmente es nombrado presidente, el no abandonará el cargo. Santa Rita, Rita….

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: