No, cuelga tú…

Pasada la Semana Santa y para entretenerse mientras llega la Feria de Abril los máximos exponentes del postureo político han quedado. No llevan el palo para selfies que inmortalice el momento, pero no importa. Ellos han pensado en todo. Cuando vaya acabando el paseo, cuando ya hayan intimado lo suficiente, cuando las sonrisas afloren sin dificultad, encontrarán la foto. Por delante y por detrás, que el videoclip en el que han convertido el encuentro bien merece el derroche. Pedro es más de cazadora de cuero, el es muy ‘in’, pero si hay que tirar del humilde paño para encandilar a Pablo, pues se hace, que el amor es entrega. Pablo, agradecido, le sonríe. No hablan el mismo idioma, ni lo pretenden, pero sus miradas lo dicen todo.

Como una pareja de novietes que se andan conociendo, los nuevos mejores amigos quisieron saber si sus gustos son compatibles. Pedro, aún comprometido, quiere saber si pisarle los pies a su actual pareja de baile le va a compensar. Sobre todo en el tango cuando las mejillas se rozan y la barba de periferia que luce Pablo puede irritar la delicada piel de los socialdemócratas de barrio bien. Pero el momento es tan especial que los escozores quedan en un segundo plano, ilusionados de saberse tan afines. Les unen los libros, las pelis y las series de televisión, pero aún no se dan la mano, por eso prefieren no hacer spoilers.

Jó! que ‘cool’ es esta relación. Cuanto más pasean, más cosas en común encuentran. A uno le gusta el ‘Estu’, el otro estudio en el ‘Ramiro’’. A los dos les mola el basket, que es como llaman los guays al baloncesto. Andá, otra razón más para colarsela a Albert que por mucho que lo intenta siempre está campo atrás. Qué pena, el que creía a Pedro un hombre fiel con el que tener una relación de futuro y resulta que se la pega con el primero que conoce. Pero es que Pedro ha visto a Pablo besar y eso no se olvida fácilmente.

La primavera tiene esas cosas, el amor surge cuando menos te lo esperas y eso hace que nada ni nadie distraiga la atención del enamoradizo. Ni los cinco millones de parados, ni los líos en sus partidos políticos, ni el terrorismo internacional, ni los anhelos independentistas, ni el poco apego de Pablo por la Constitución, son suficiente para dejar de mirarse. Para ellos la única España es la que sale en la historia del baloncesto de Carlos Jiménez,  y como la Transición no sale en ‘Juego de Tronos’, pues para Pablo no cuenta. Que felicidad. La cosa está a punto de caramelo, pero Pedro tiene dudas y antes de dar puerta a Albert, quiere afianzar su relación con llamadas a última hora del día para medir, en la despedida, quién quiere más. Cuelga tú… No, cuelga tú… No, tú… Pobre Albert, él que tanto amo.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: