En guerra con la fe

Al igual que las cruzadas tuvieron un motivo político amparándose en la defensa de la religión, muchos siglos después los nuevos políticos emprenden una guerra contra la religión católica con el afán de expandir su poder. Por aquel entonces, los cruzados proferían frases en las que incluían el enaltecimiento de los símbolos católicos. Muchos siglos después, las ingeniosas compañeras de Rita Maestre en su particular cruzada contra la capilla de la Complutense, proferían gritos en los que también incluían algunos: “menos rosarios y más bolas chinas”. Una consigna con la que las colegas de la portavoz del consistorio capitalino dejaban claro la falta de respeto por los signos de identidad de una confesión que les produce sarpullido y a la que este fin de semana, aprovechando que celebra una de sus festividades más seguidas, han querido advertir que van a erradicar su simbología de la vida pública si llegan al gobierno.

Para ellos este ha sido un fin de semana para olvidar, de los que debería desaparecer del calendario. ¡Vaya dos días que llevan los pobres!. El sábado lo despachában a base de monstruos y calabazas en una fiesta que, por muy imperialista que les parezca, ni siquiera el chavismo ha logrado impedir que los venezolanos se regodeen entre calaveras y disfraces; y el domingo, mientras unos duermen la mona y otros acuden a los cementerios, los chicos de Pablo Iglesias, incapaces de divertirse con una cosa ni con la otra, han decidido sumarse a la campaña de despropósitos laicistas en las que se ha embarcado algunos partidos empeñados en ganar las elecciones a fuerza de descolgar crucifijos. Un recurso tan manido y sobrevalorado por la izquierda más rancia que hasta a mi, agnóstico confeso, me aburre soberanamente. Se me antoja viejuno, cansino y trasnochado. Tanto que no entiendo como cabe en cabezas de treintañeros bien formados.

Sin embargo, por algún extraño motivo, esta gente que educa a nuestros hijos en las Universidades y que rigen los designios de nuestras ciudades, se comportan como auténticos ignorantes temerosos de que la simple visión de un crucifijo o de una imagen religiosa cause ceguera o alguna clase de daño irreparable entre quienes están más cerca de Lenin que de Dios. Claro, que como nadie les ha demostrado que tampoco es verdad lo contrario, el alcalde de Valencia ha puesto la venda antes de que se produzca la herida y a mandado esconder los símbolos católicos del tanatorio de la ciudad, y solo sacarlos si la familia lo solicita. Se ve que de los dos días que fue en bici al Ayuntamiento, además de las posaderas, se le acartonaron las entendederas y no se ha enterado que quien ocupa la sala de velatorio sufre y no está para ocuparse de soplapolleces. Si hay cruz, bien y si no, pues también.

Y si esto lo hace el regidor de Compromís, los de Podemos no se van a quedar atrás y van un paso más allá que para eso son un partido nacional. Ellos lo van a quitar todo. No solo la cruz o la virgen de turno, no. Van a cerrar hasta la capilla de los hospitales o de las prisiones en lo que ellos llaman Ley de Libertad de Conciencia, que traducido a un lenguaje más castizo significa que vas a creer en lo que yo diga y, además, lo vas a hacer por ley. Eso si, curiosamente solo hablan de simbología católica y de capillas. En ningún momento se habla, por ejemplo, de cerrar las dos mezquitas con las que cuenta el aeropuerto Adolfo Suárez. Antes cambian la denominación del aeródromo madrileño por llevar el nombre de un católico.

Menos mal que al más puro estilo de otros tiempos en los que todo se solucionaba con pan y toros, las propuestas de los círculos morados nos facilitarán el acceso al Cannabis, a ver si a fuerza de emporrarnos se nos olvida la España nacionalizada en la que nos quieren hacer vivir, aderezada con la paralización de las obras del AVE y de las infraestructuras varias. ¿No se les parece mucho ese nuevo país a otro que hace mucho dejamos atrás?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: