Di capacitados

Hace ya algunos días que les expliqué cuanto me cuesta celebrar un día internacional. Que para mi es algo así como lavarnos la conciencia por el poco aprecio que hacemos de las minorías el resto del año. Hoy, Día Internacional de las Personas con Discapacidad no me voy a poner reivindicativo y simplemente voy a pedirles que doten de dignidad a los mil millones de personas que se encuentran englobados en este colectivo en todo el mundo.

Mil millones de personas son el 15% de la población mundial, un porcentaje que se merece mucho más que 24 horas de actos destinados a congraciarnos con nosotros mismos en un ejercicio de cinismo que nos lleva a reclamar la eliminación de barreras para mañana volver a aparcar sobre el rebaje de la acera olvidándonos de quienes no pueden subir el bordillo. Esas personas por las que pedimos que la sociedad se mas justa e inclusiva con ellas, no son muy diferentes de nosotros. Trabajan, estudian, se casan, van al cine y a bailar. Incluso sin brazos y sin piernas que eso, para quien como yo es sordo de un pie que diría Fito el de los Fitipaldis, se convierte en una gesta sin igual.

Hoy nos volvemos tan condescendientes con ellos que incluso nos atrevemos a decir en voz alta esa frase que creemos amable pero que resulta lapidaria. ¿Saben cual les digo? Esa de “no si yo tengo amigos discapacitados”. Pues le invito a que haga gala de esa amistad y quiten la ‘s’ de esa palabra tan larga y a menudo tan peyorativa. Para que se entienda mejor, te tuteo: deja de decir discapacitados y di capacitados. Y mucho, por cierto.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: