Wait and see

Sí, ya se que el titular se las trae. Seguramente no me habría decantado nunca por una expresión tan snob, pero como me he permitido arrancarlo de unas declaraciones de Ciudadanos ya comprenderán que no podía ser de otra forma. Si algo tienen estos chicos del partido naranja es que es muy difícil apearles del trato que les dan los que les tachan de pijos. Pero bueno, a lo que vamos que igual me pierdo en podemitadas. Es verdad que esto del ‘wait and see‘, (o traduciendo libremente ‘voy a ver que pasa no sea que me caiga la del pulpo’) no es nuevo en la política española. Ya hemos visto como el propio presidente del Gobierno sacó ese mismo talante para no ir a la investidura sin apoyos. Sin embargo, me sorprende, y mucho, que Inés Arrimadas no haya tirado hacia adelante y, al menos, haber iniciado una ronda … Leer más…

El frío quiso matar a la estrella de la radio

Noruega ha puesto fin a sus emisiones de radio en FM y no he podido resistirme a parafrasear a los ‘Buggles’. Aquel grupo ochentero avanzaba el fin de la radio con la llegada del video a la industria musical. Tan cierta parecía aquella sentencia que el videoclip de la canción fue el primero que emitió la cadena MTV convirtiéndolo en un éxito mundial con el que abundar en la fatídica teoría de la desaparición de la radio. Corría el año 1981. Por suerte, treinta y seis años después ni la profecía del grupo británico ni la versión española de los ‘Parchís’ han logrado terminar con ella. Con lo que no contaba la radiodifusión mundial era con tener que evolucionar en sus sistemas de emisión y a pesar de haber visto a su hermana pequeña -la tele- pasar por ese trance hace unos años, la radio se ha resistido como gato … Leer más…

¡Me lo pido, vaya que si me lo pido!

Hay que ver. Cómo es esto de la naturaleza. Resulta que ahora que he decidido aprovechar eso que los meteorólogos llaman ciclogénesis explosiva (la borrasca de toda la vida, vaya) y que hemos bautizado como ‘Ana’, para volver a abrir las puertas de la ciudad de las tormentas va y deja de llover. Han sido cuatro gotas que han pasado tan deprisa que ni siquiera a la alcaldesa de Barcelona le ha dado tiempo a sumarse a la noticia. Mala suerte. Tan solo una letra tiene la culpa de que la edil barcelonesa no pueda convertirse en la tormenta perfecta. Seguro que ya se veía a sí misma jarreando sobre la ciudad condal a ver si a fuerza de tronar consigue acabar con el turismo de una vez por todas. ¿Quién puede culparla? Estamos en la época del “me lo pido” y Colau se lo pide todo. Que hablamos del … Leer más…

Malos hermanos

Somos malos hermanos. Se nos da de maravilla descalificar al vecino. El cotilleo de rellano poniendo a parir al inquilino de más arriba es algo tan nuestro que es difícil imaginar una finca en la que no se despellejen los unos a los otros. El problema es que metidos en faena, la escalera se nos queda pequeña y las redes sociales han facilitado a los buscadores de nuevos horizontes para el insulto la posibilidad de salir del portal. Ahora las cosas van un paso más allá. Ya no hace falta encabronarnos con el de arriba cuando arrastra los muebles a primera hora del sábado, ahora podemos odiar a quien queramos. Eso sí, incluso en el odio hay un cierto grado de pudor a la hora de arremeter contra desconocidos y por eso se busca un motivo. Una razón que no esté mal vista entre quienes necesitan desahogarse en mejilla ajena. … Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies