Medallistas de oro, plata, bronce, y de menor valor

Faltan menos de cuarenta días para que en Río de Janeiro la antorcha olímpica prenda el pebetero y den comienzo los Juegos. Eso, sí el virus Zika y el miedo al contagio del dichoso mosquito, no merma una cita donde muchos deportistas ya han excusado su asistencia en pos de su salud, ese divino tesoro del que no todo el mundo puede disfrutar y que sin embargo, no valoramos lo suficiente. Y no me pongan etiquetas filosóficas al asunto, lo digo desde el punto de vista más prosaico. Cuando la saludable presencia de los olímpicos haya abandonado la ciudad carioca, otros atletas menos favorecidos en lo físico, poblaran la Villa. Son los paralímpicos, los grandes olvidados por el fervor mediático con el que se vive esa cita cuatrienal que sirve para comprobar cómo mejora la especie. Hombres y mujeres que se dejan la piel por vestir una camiseta que en … Leer más…

Mayo, junio… ¿septiembre?

Es verano. Así, sin paliativos. Los más de treinta grados que muestra el termómetro y la falta de escolares adormilados por las calles lo acreditan. Los pocos niños que se ven a estas horas andan felices y despreocupados. Desprovistos de la mochila sus caras contrastan con el gesto de circunstancias de unos padres que no saben que van a hacer con ellos durante los próximos tres meses. Unos porque la imposibilidad de conciliar la vida laboral con el calendario escolar les trae más de un quebradero de cabeza. Otros, los menos afortunadamente, porque la falta de aprovechamiento del curso les enviará a un septiembre incierto. El drama familiar de los menos aplicados se magnifica cuando quienes no han aprovechado el tiempo son los políticos. Una suerte de niños mal criados más empeñados en que les dejemos jugar a cualquier precio a esa suerte de videojuego en que han convertido a … Leer más…

Una visita inesperada

Quién lo iba a decir. Después de casi medio siglo sin que un primer ministro británico visite Gibraltar, David Cameron viene al Peñón. Quiere recabar votos para evitar la salida del Reino Unido de la Unión Europea y sabe que los llanitos no quieren ni oír hablar del brexit. A ver quién es el guapo que renuncia a vivir como español cobrando sueldo de inglés. Además, los poco más de 20.000 votos de la colonia no servirían para inclinar la balanza. Ni en un sentido, ni en el contrario. Total, que es ir para nada. Sin embargo, que la anacrónica presencia británica en Gibraltar sea favorable a la permanencia es vital para la comarca de la Bahía de Algeciras que cada día envía 10.000 personas a trabajar al otro lado de la frontera, y de las que no conocemos su futuro en caso de que la verja se volviera a … Leer más…

Cuatro son multitud

Esto de la coralidad de los debates no lo termino de ver. Es verdad que lo prefiero al cara a cara, donde va a parar. Más aún cuando ya hemos visto que a nuestros políticos sentarse mirando a los ojos de su adversario solo les sirve para intentar meter el dedo en el globo ocular del que tienen enfrente. Sin embargo, tanta gente me suena más a sesión parlamentaria que a debate electoral. Hasta la configuración de los atriles en esa suerte de semicírculo con Rajoy a un lado y el resto de fuerzas a continuación, recordaba claramente al Hemiciclo. Así pasó, que el tan esperado debate a cuatro se convirtió en un mero ejercicio de oposición parlamentaria. Sin mucha diferencia con una sesión de control en el Congreso, donde la oposición critica las actuaciones del presidente y este se defiende, los debatientes cargaron contra el líder del Partido Popular … Leer más…

La vergüenza

Se cumple un año de la constitución de los ayuntamientos tras las municipales de 2015 y la gente ya no parece tan feliz con lo que eligieron. Las ciudades que optaron por el cambio no son mejores que cuando las gobernaban otros. Es más, si se pasea por Madrid, Barcelona o Valencia, la sensación no es de cambio si no de retroceso. La vida municipal se ha centrado en ocurrencias y experimentos, olvidándose por completo del bienestar de quien les refrendó en las urnas e incumpliendo las promesas con las que les robaron el corazón. Poco ha tardado en meter al ciudadano en una realidad que no es muy distinta a la que vivieron hasta el 26 de mayo del pasado año. Desgraciadamente, la vieja y la nueva política se parecen demasiado. Ya ni en el barrio que vio nacer a su líder espiritual están contentos con lo que ocurre … Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies