El capricho del olvido

Decía Ortega y Gasset que a los españoles nos falta respeto por el pasado. Hablo en presente del sentir del filósofo porque en ese sentido los años no han pasado por nosotros. Lo que se le escapaba a don José, tal vez porque entonces no se daba esa circunstancia, es que los recuerdos a conservar parecen ser patrimonio de unos pocos empeñados en que nuestra historia solo se conozca en la parte que a ellos les conviene. Me viene al pelo la cita de otro español que al igual que a Ortega le preocupaba el olvido. Según Jorge Santayana, -George para los amigos desde que se estableciera en Harvard, lejos de su Madrid natal- “aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”. Una máxima que se tiene por cierta salvo para quienes el miedo a que les recuerden el suyo hace que quieran borrar el de todos los … Leer más…

Tsipras, Rajoy y el hombre del saco

Hala. Pues ya está. Tsipras ha dimitido y con su renuncia el turno de que nuestros políticos se suban al carro de los adalides de la lucha contra el populismo está servido. Eso si, a cada uno como mejor le convenga para sus intereses partidistas. Imagino que Pedro Sánchez, después del triple salto mortal hacia atrás con el que comparaba hace unas fechas a Rajoy con el dimitido líder griego y, en un intento más por acercarse a Podemos con quien buscará emparejarse si las urnas se lo permiten -incluso llegó a exculpar a la izquierda radical para responsabilizar a pasados gobiernos de conservadores griegos-, volverá a gritar a los cuatro vientos cuan solidario es con el pueblo griego, y su disposición a rescatarle tantas veces como haga falta en su ya conocida postura de seguir soltando dinero con un supuesto afán de mantener unida una Europa cuyo únicos nexos … Leer más…

Las bicis, por el centro

Todavía recuerdo con cariño mi ‘BH’. Roja. Plegable. Aunque esto nunca lo entendí porque jamás utilicé esa especie de bisagra que la doblaba por la mitad. Supongo que en su momento sirvió para facilitar su ocultación detrás de una cortina mientras que Papá Noel llegaba a nuestra casa, una moda todavía incipiente en los últimos coletazos de la España franquista. Esa misma mañana de Navidad mi padre nos llevó a mi hermano y a mi a probar las bicis. Primera vuelta con ruedines y tras la toma de contacto, rápidamente el viejo truco del “tranquilo que yo te sujeto”. Menos mal que no me di cuenta del engaño paterno y no acabé de bruces en el suelo porque eso podría haber frustrado mi carrera ciclista. Sin embargo, el talegazo vendría años después. Ya casi treintañero, en plena moda de la todavía llamada mountain bike -a nadie se le ocurría españolizar … Leer más…

Once días de agosto

En un país en que la memoria parece ser patrimonio exclusivo de la izquierda, pocos recordarán a la vuelta de unos meses este comienzo de legislatura municipal y la extraña necesidad que han encontrado nuestros nuevos regidores en meter el dedo en el ojo de la gente. Algo que se está convirtiendo en el deporte preferido de los podemitas y sus secuelas de marca blanca que lejos de pensar en el interés general siguen empeñados en políticas masturbatorias con las que contentarse a si mismos. En poco más de dos meses, los ayuntamientos del cambio se han convertido en los consistorios de la polémica. Todos los días ciudades como Madrid, Barcelona e incluso Ciempozuelos o Sueca, nos espabilan del sueño de la razón mostrándonos los monstruos que el laboratorio de Pablo Iglesias diseñó para inscribir en los comicios del pasado 22 de mayo. Tengo la teoría, refrendada luego por las … Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies