Hazañas bélicas

Ayer se nos fue Rafael Martínez Simáncas. No como del rayo, que diría Miguel Hernández si no con una muerte anunciada más en el estilo de García Márquez, con quien compartió el amor por este oficio. A Rafa se le llevó una larga enfermedad, una leucemia contra la que luchó durante largo tiempo y con la que aprendió a convivir. O quizás, cuando se habla de una enfermedad que camina al mismo paso que la muerte, lo correcto sería decir coexistir. Una relación de la que el verbo fácil y la ágil pluma de Rafa nos dio buena cuenta en los últimos meses. Pero que difícil se hace convivir con la enfermedad. Sobre todo cuando el mal lo padecen unos pocos y encima solo reside en sus maltrechos cerebros. Al mismo tiempo que a Rafa se le apagaba la vida en un hospital de Madrid, en algunos despachos de Barcelona … Leer más…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies